EL DESCUBRIMIENTO Y LA CONQUISTA EN EL DERECHO PERUANO

 

EL DESCUBRIMIENTO Y LA CONQUISTA EN EL DERECHO PERUANO

 

Por: Alex R. Zambrano Torres

 

1.- GENEALOGÍA DE LOS PERUANOS

 

El Descubrimiento es otra de las etapas que vamos examinar referencialmente, para tener un acercamiento al pensamiento imperante sobre la concepción del Derecho. Fue esta una época que decidió nuestro presente, y tal vez nuestro futuro, puesto que representa la genealogía de nuestra raza -por llamarlo de alguna manera- cultura, de nuestra sociedad: la peruana. Con el descubrimiento (el choque, el encuentro) se produce lo que hoy llamamos Perú. Veamos, entonces, como empezó este encuentro, cruel o salvaje, civilizador o bárbaro, despreciable o admirable, pero en última instancia real y determinante para nuestra historia mental.

 

Antes de ello justificaremos porqué nos interesa esta etapa jurídicamente. El descubrimiento no fue sólo el encuentro entre dos culturas separadas por el agua y el espacio, sino que fue todo un cambio, una revolución en el sistema social normativo de ambas culturas. La influencia y trastoque de los valores culturales no fue en una sola dirección sino múltiple, diversa, frontal, etc. que afectó estructuralmente la concepción del mundo y de las relaciones jurídicas.

 

2.- PERPETUIDAD DEL DOMINIO CONQUISTADOR A TRAVÉS DEL ORDEN JURÍDICO

 

El descubrimiento provoca nuevas preguntas en el viejo mundo, y nuevos planteamientos jurídicos. No es un acontecimiento exclusivamente geográfico, sino social, económico y jurídico. Colón no vino como un simple explorador, sino como un individuo cargado de todo un conjunto de normas sociales, morales y jurídicas. Colón representaba dos instituciones legítimamente reconocidas: La Corona y la Iglesia. Ambas formas jurídicamente reconocidas como autoridades en el mundo occidental. El descubrimiento fue por eso el rompimiento y/o negación de la normatividad de las culturas aborígenes descubiertas, o la confrontación de una con otra normatividad, la occidental y la americana[1], con la sabida preponderancia, hegemonía, etc, de la normatividad occidental. A partir de allí, todo el orden jurídico se pone en contradicción, pero con una marcada imposición. Al igual que los Incas, los Conquistadores impusieron sus normas, cosa que era normalmente aceptado en todo proceso de conquista, incluso en la de los pueblos y culturas aborígenes, en las incaicas, etc. Así que lo más interesante del descubrimiento no fue la brutalidad y la fuerza con que llegaron, y los medios guerreros con que impusieron luego su poder y predominio, sino la perpetuidad de este dominio a través de sus normas morales y especialmente jurídicas. Fue el orden jurídico aquello que hizo posible y justificó la perpetuación de occidente, de la cultura occidental en las tierras descubiertas. Fue la nueva concepción del Derecho que surgió a partir de ese encuentro, de ese descubrimiento lo más importante de ese acontecimiento. Es de ello que viene nuestra concepción, ya transformada por la variedad de relaciones confrontadas, maceradas, mutadas, combinadas, de la vida y del Derecho. Y es el carácter premoderno, moderno o postmoderno de esa concepción del Derecho lo que aquí vamos a ver referencialmente. El descubrimiento significó la apertura de nuevas nociones del mundo y de la vida, de la variedad de las relaciones sociales, de la humanidad en general. Fue el inicio de los grandes cuestionamientos y propuestas, a partir de allí, el sentimiento crítico fue el que movilizó las nuevas estructuras sociales, etc. Es decir, “Lo que se abrió, realmente, con la era de los descubrimientos geográficos a partir de Colón no fue sólo una nueva noción del mundo y su variedad, sino toda una nueva concepción de la noción de humanidad. De allí surgieron los grandes cuestionamientos y las grandes propuestas ideológicas que han conmovido la historia en los últimos tres siglos.”, escribe Arturo Uslar Pietri en un artículo denominado “El descubrimiento del hombre”.

 

3.- JUSTIFICACIÓN LEGAL DE LA CONQUISTA

 

En el siglo XV fue descubierto, por la cultura Occidental, el Nuevo Mundo, lo que ahora llamamos "América", nombre que proviene de un florentino llamado Amerigo, no por haber descubierto geográficamente El Nuevo Mundo, sino por ser aquel que se dio cuenta de que las tierras a las que llegó Cristóbal Colón no eran las Indias, como pensaban los Reyes Católicos y el Propio Colón, sino las "Nuevas Tierras". Del descubrimiento surge un debate con consecuencias jurídicas sobre el carácter de las nuevas tierras de ser descubiertas o no. Esto significa que si América había sido descubierta, sus descubridores tenían todo poder de imponer su Derecho, su normatividad. Es decir de someter a los pueblos descubiertos, e imponerles sus normas morales y jurídicas, etc. Otra apreciación es la que defiende la teoría del encuentro, que postula la idea de que las culturas encontradas en las nuevas tierras tenían derecho a ser tratados como semejantes y no cómo conquistados o dominados, respetando por ello sus normas. En fin, el problema se plantea jurídico, por la facultad que ella atribuía y la necesidad de justificar las acciones de los dominadores. Podemos discutir si América fue descubierta o no, eso es desde el ángulo que se vea, como no los plantea Octavio Paz,"descubrimiento" es una concepción occidental, y tal vez una inexactitud en los términos.[2]

 

Se resalta el afán de ocultamiento que imperaba en el ambiente del conquistador, y sus deseos de sobreponer lo español a lo indígena, la cultura occidental a la aborigen. Donde todo, especialmente lo religioso se sobreponía e imponía, un ejemplo de esto se muestra claramente en el hecho de que las iglesias que construían los conquistadores las hacían sobre las bases de templos incaicos. Esto evidencia el monopolio espiritual que querían tener los conquistadores, y el aplastamiento del culto religioso indígena. Lo que pone a flote y en contradicción la tipología de descubridor a los conquistadores.[3]

 

4.- EL PODER DE IMPONER EL DERECHO: ¿LA CONQUISTA, TEORÍAS?

 

La importancia de sobreponer la religión española a la aborigen tiene sus matices jurídicos. En un tiempo donde norma jurídica y norma religiosa estaban íntimamente ligadas, no podía dejarse suelto el factor religión. La fuerza de lo religioso determinaba el tipo de vida política y por lo tanto también jurídica. Una contravención a la norma cristiana podría acarrear grandes consecuencias que quitarían el poder jurídico a los actos políticos. Además no se podía dejar al azar aquellos factores que contradijeran o contravinieran el desarrollo de la dominación absoluta de la cultura occidental sobre la aborigen. Es por eso que las instituciones indígenas fueron transpuestas, negadas, cubiertas, extinguidas, etc. Y es por el predominio absoluto del poder que los españoles se preocuparon más en traspasar e implantar su cultura: costumbres, política, religión, economía, derecho, a las nuevas tierras. Fue la época interesada especialmente en la negación de lo anterior, y en el cubrimiento de la cultura descubierta, conquistada. [4]

 

Haciendo una aclaración diremos que lo nuestro es tanto lo hispano como lo indígena, o mejor dicho, la mezcla de ambas, por eso resulta absurdo ese aislamiento y disttanciamiento racial que proponían los indigenistas o los hispanófilos. Sin embargo, también es legítimo precisar la hegemonía que tenía la cultura occidental frente a la aborigen.

 

5.- SOBREPOSICIÓN DE LA CULTURA ESPAÑOLA A LA INDÍGENA

 

Todo este proceso de ocultamiento, de negación y extinción posible de la cultura aborigen, no es más que un sentimiento premoderno, un rasgo premoderno, es decir una incapacidad de aceptar y fusionar, mezclar, creativamente las potenciales de dos culturas encontradas. Intentar destruir una cultura, o sus potencialidades, y lograrlo es un riesgo muy alto para el progreso y un acto evidentemente premoderno. El descubrimiento fue un gran acontecimiento moderno, el vencimiento del hombre sobre la naturaleza, la respuesta a sus esfuerzos críticos por imponerse ante sus imposibilidades teóricas, la victoria del hombre sobre la naturaleza, la ruptura de la separación de dos mundos geográficamente y culturalmente distanciados. Tal vez fue allí donde empezó la hoy tan voceada globlización, es decir el enlace de todos los mundos. El descubrimiento fue, entonces el inicio del trasporte de nuevos signos y símbolos, la confluencia de todos ellos.

 

Con la llegaba de Colón viene también una amalgama de ordenes, sociales, jurídicos, políticos, económicos, religiosos, etc. El orden religioso viene definido por un cristianismo cargado de normatividad jurídica, es decir de eficacia coactiva, de respaldo jurídico y político. El cristianismo es el arma usada para justificar el descubrimiento y luego la conquista. Es en nombre de Dios y la Corona como se proclama la llegada. Y es Colón quién trae sobre sus espaldas, o mejor dicho, dentro de su mentalidad la concepción cristiana del mundo, lo que significa el monopolio de los dioses.

 

Hay cierto hálito de misticismo en la llegada de Colón a tierras americanas, una coincidencia religiosa, una especie de profecía religiosa, que se expone hasta en el nombre de Colón y su relación con el cristianismo. Observa Uslar Pietri la magnífica coincidencia profética que existe en el nombre de Colón y su relación con el nuevo mundo descubierto: "el nombre parecía predestinar a este ser para esa hazaña. Se llamaba Cristóbal o Christóphoro. Cristóbal quiere decir : "el que lleva a Cristo"."[5]

 

Además el apellido de Colón, en italiano Colombo, quiere decir "Paloma" que en la historia de Noe y el Arca es el símbolo que representa que la tierra había sido hallada -explica Uslar Pietri. Esta coincidencia con el nombre y su significado espiritual, profético, representaba en cierta forma la legitimidad de la llegada y permanencia de los españoles.

 

El carácter político unido a la superstición de la religión -porque desde un ángulo racional la religión es otra superstición- muestra el aspecto premoderno de los descubridores, porque la premodernidad tiene que ver con la superstición, con la vida regida desde un ángulo religioso. ¿Eran entonces premodernos los descubridores cuando llegaron a las américas? La influencia religiosa poderosamente impregnada en la mentalidad occidental parece decir que sí, pero los progresos culturales, la disposición de los hombres de enfrentar los retos, los misterios, parecen indicarnos que no. Lo que nos lleva más bien a una posición intermedia. Los hombres aún tenían adheridos conceptos premodernos, en su fase religiosa, pero también estaban embebidos de conceptos modernos. Había pues una mezcla.

 

6.- LA REDONDEZ DE LA TIERRA

 

Por otra parte, aún hoy hay una especie de oscurantismo histórico que nos han llevado a apreciaciones difusas y mal aprendidas, como por ejemplo los mitos creados sobre el legendario debate de Colón y la redondez de la tierra. En verdad, esto, según la confrontación de datos históricos, no ha sido cierto. Desde antaño se sabía perfectamente que la tierra era redonda, al menos los sabios lo sabían, puede que los marineros no, pero todos los sabios sabían perfectamente la redondez de la tierra, e incluso calculaban el tamaño de la tierra. Sin embargo los textos históricos actuales hablan de que la gente -en el tiempo de Colón- pensaba que la tierra era cuadrada, no fue así, la gente culta, desde Grecia ya sabían que la tierra era redonda, y hasta Aristóteles da pruebas de ello.[6] “No sólo se sabía perfectamente que la Tierra era redonda sino que también se conocía con bastante precisión su tamaño. El sistema ptolemaico data del siglo II DC y Copérnico habría de exponer el suyo en 1543. Ambos concebían la Tierra redonda. El resto eran mitos y leyendas. Las propuestas de Colón no fueron desestimadas por creer que el mundo era plano sino porque se sabía claramente que era redondo y que la distancia que Colón calculaba a Cipango era una subestimación colosal.”. Claro que todo esto seguramente debe haber sufrido actos de ocultamiento por la disposición del hombre a la superstición, al misticismo, etc. El descubrimiento fue, entonces, la derrota de la superstición, sólo que ¿fue amparada por otra superstición, la religión cristiana, que se proclamaba había sido la causa del éxito del arribo a tierras?

 

7.- EL ORIGEN DEL MESTIZO: EL PERUANO

 

Por otro lado, los historiadores nos dicen cómo América fue "encontrada", "descubierta", -salvando las discusiónes-, lo importante es el hecho por el cual dos culturas que no se conocían llegan a hacerlo, y se entremezclan -para bien o para mal-. Este encuentro, producto en parte de la voluntad del hombre y en parte del azar, da lugar al nacimiento de una nueva, peculiar y compleja cultura, un nuevo género humano, la del mestizo, un mestizo biológico y cultural; y en nuestra sociedad: al peruano. Esta determinación del hombre, del peruano tiene una razón jurídica, y no sólo racial. Desde la determinación de los mestizos, el mundo jurídico se ve confrontado por un tercer género humano. Ya no hay pues españoles e indígenas, claramente definidos, hasta en sus derechos, existen ahora mestizos que reclaman su condición política jurídica en la nueva sociedad. Si los indígenas estaban sometidos al régimen de los españoles, con el mestizo va a empezar toda una reformulación del pensamiento social y jurídico. Podemos decir que el nacimiento del primer peruano, del primer mestizo es la genealogía de la confrontación, del pensamiento crítico, de la lucha por el reconocimiento humano, social, jurídico. El pensamiento crítico se impone, por la fuerza o por la persuasión, como lo veremos en la historia.

 

8.- NUESTRA CONSTITUCIÓN: PERUANOS: MESTIZOS. LA RUPTURA DEL MITO

 

El mestizaje es explicado por algunos autores como el desenlace, el resultado del “encontronazo” que supuso el descubrimiento, claro que este mestizaje no se dio por voluntad, sino que fue un mestizaje implantado, cubierto de varios matices sociales, y absorbido por las relaciones de poder de ese entonces. De este encuentro, la más hábil, la más fuerte, llegó a imponer su cultura; a esta imposición de la cultura Castellana sobre la cultura indígena de las nuevas tierras se le llamó por los Españoles "descubrimiento", así que la cultura occidental, a partir de allí se sobrepuso a la indígena. Las nuevas tierras eran "descubiertas" porque se asimiló, anexó, adoptó su sociedad al régimen de vida occidental y no viceversa. El proceso de occidentalización de las américas fue creándose y aumentando con la inmigración de españoles que -atraídos por el mito del nuevo mundo y sus riquezas- llegaban con ansias de poder y riquezas, porque el viaje a las nuevas tierras podía suponer el enriquecimiento de la noche a la mañana. Los rumores eran de que las nuevas tierras estaban llenas de riqueza y que allí cualquiera podía ser rico. Por este motivo, viajar a las nuevas tierras, era una iniciativa privada, con respaldo jurídico de la Corona y la Iglesia. Lo que sigue es simplemente, lo que históricamente se llama como “Conquista”, es decir adquirir a fuerza de armas (materiales, psicológicas, religiosas, etc) reino, poderío y dominio de unos sobre los otros.

 

 

II.- LA CONQUISTA EN LA HISTORIA DEL DERECHO PERUANO                     

 

 

“La conquista es uno de los mayores acontecimientos de los tiempos modernos; en verdad, señala el inicio de esa era: somos su consecuencia”

Miguel Oviedo.

 

¿Qué significa lo arriba expuesto? ¿No fue acaso la conquista, según narra la historia, una de las más grandes y crueles sobreposiciones de una cultura en otra? ¿No está negando esta característica -la extinción de una cultura- la condición de la modernidad? A pesar de lo cierto de todo lo sometido a interrogante la conquista significó mucho más, fue el inicio del pensamiento crítico, la entrada del pensamiento crítico en las tierras aborígenes. Recordemos que en el Incanato el pensamiento era irreflexivo, acrítico, sometido a la voluntad del soberano, del Inca. En donde ninguna oposición era tolerada. Es por esto que -según entendemos- José Miguel Oviedo descifra a la conquista como el inicio de la era moderna. El pensamiento crítico que trajo consigo lo explicaremos más adelante, puesto que empezaremos con la llegada de los conquistadores a estas tierras.

 

Como también dijimos líneas arriba, el Descubrimiento significó toda una oleada de rumores acerca de las posibilidades de fortuna en las nuevas tierras. Nada más esplendoroso que la imaginación hizo que los hombres occidentales, atraídos por las ansias de poder y riqueza se aventuraran a una empresa, que si bien era peligrosa y hasta ciertamente incierta, tenía los visos y el respaldo de los antecedentes que Colón sentó, y el deseo que despertaba la posibilidad de hacerse ricos celerísimamente.

 

1.- PIZARRO EN LA HISTORIA DEL DERECHO

 

De entre los postulantes a nuevos ricos -de la noche a la mañana- llegó Francisco Pizarro, a sus 25 años. Había estado en la conquista de estas tierras casi oscuramente, se había asentado en Panamá y contaba con una pequeña fortuna. Se necesitaron varios años más para que Pizarro, ya con 48 años, envuelto en la magia económica que inspiraban las nuevas tierras, se asociara con otros dos personajes de la historia, Almagro y un sacerdote, el padre Luque, y decidieran ir en busca del dinero, del poder y gloria a tierras del Birú, del que habían llegado noticias inexactas -como todo en ese tiempo- de ser un país rico, más rico aún que el de la Nueva España. Fue así como Pizarro -que era medio pariente de Hernán Cortez, descubridor del reino Azteca- y sus socios arman unas expediciones para ir en busca de riqueza y poder, a conquistar nuevas tierras. Se unen la fuerza y la religión. Hacen algunas expediciones, logran obtener las capitulaciones de los Reyes de España -que asegurarán el fruto de su empresa- y ser nombrados Gobernadores de las nuevas tierras por descubrir y conquistar -reconocimiento jurídico-. Parten, sucede el famoso hecho de la Isla del Gallo donde Pizarro, el más viejo de todos, el más probado, traza una línea con su espada y dice su famosa frase de regresar pobres o cruzar la línea a hacerse ricos. Interesa observar que no dice que la conquista es la obra de Dios, o que van por una aventura divina, sino por la riqueza y la fama. Así que trece cruzan y trece son los fundadores de nuestra estirpe mestiza.

 

Pizarro, lleno del misticismo encendido de su convicción, va en busca de esas tierras a descubrir, a conquistar a usurpar, a apoderarse mediante los buenos o malos oficios de esas tierras y sus riquezas. Este gran hombre se interna en esa aventura mágica, no sabe si realmente encontrará el Birú y sus riquezas, tiene tan sólo la esperanza y la seguridad de un alucinado. Y llega, cargado con las armas y la cruz.

 

Pero este hombre no sólo trajo a tierras que hoy llamamos Perú su afán y ambición de riquezas, poder y fama, sino que llevó consigo todo un cúmulo, conjunto, y complejo tejido de nuevos valores humanos, normatividad jurídica y moral, ordenamientos legales y cristianos. Es decir, lleva un nuevo orden, una nueva política, un nuevo Derecho, una nueva concepción de la vida y del mundo, un nuevo régimen económico, un complejo tejido cultural europeo, pero adaptado a la conquista y a la colonia; utiliza los instrumentos de su concepción de la vida y la sociedad, que adecua a sus pretensiones. Encaja todos los ritmos de la vida a un sistema Feudal y Municipal. Se considera el amo y señor de las nuevas tierras, al amparo de la fuerza y la astucia, al amparo del Rey de España y de su Dios[7].

 

Es un tiempo en que entra en compulsión y ebullición todo el orden social de la cultura aborigen. Es una época desgarradora, donde los cantos y las armas de los guerreros conquistadores anulan la paz y la guerra doméstica, habitual[8] de los aborígenes. Es una época épica, de volcada alma guerrera, de acerada intención de dominio, pero de vaga capacidad de resistencia. Donde todos los rincones parecen haber sido explorados y conquistados. Hechos que nos relatan secos escritos y documentos de cronistas e historiadores.

 

Un médico, de nostálgico sentimiento, escribe en sus Narraciones de una Conquista poniendo en boca de un quipucamayocs la siguiente frase que resume una visión trágica de la conquista: "No hay paz para los muertos, ni para los vivos, ni para los dioses. Aún los mundos sagrados y misteriosos fueron invadidos por dioses nuevos y las dulces verdades de ayer se pudrieron en este gigante torbellino que no tiene fin."[9]

 

Es esta una visión gris, e incolora de la conquista, narrada desde el imaginario “sexo árido de las dunas y la tierra adolorida, mutilada con los cráteres de tumbas profanadas”. Es la descripción poética de la conquista, que habla de la transformación del nuevo mundo, de la muerte de los antiguos ritos y dioses, del ocaso de los dioses e instituciones aborígenes y la genealogía de los nuevos. Nace una cultura a costa de la muerte de otra, llevándose todo con ella, dioses, valores, moral, verdades, etc. Es difícil reencontrar el pasado que destila de esta tierra. Pero no es difícil identificar lo que fue borrado, aquella resaca que no se resigna a ya no ser forma total. Lo que queda es el rastro de un alma perdida, de una cultura enterrada y maltratada. Esta investigación no es, sin embargo, una exposición trágica de la vida aborigen, no. Pero sí la narración analítica de la transformación, del giro mental que pudo darse como consecuencia de la llegada de los españoles y subsecuente conquista. De la concepción del Derecho que se tuvo a partir de ese fenómeno guerrero. 

 

Como vimos, al llegar nuestro antepasado Pizarro vino trayendo consigo sus costumbres, instituciones políticas, creencias y religiones, y se las impusieron a nuestros antepasados Incas, con lo que nosotros tuvimos en seguida dos antepasados: los Españoles y los Incas. Quiero precisar esto porque aún hoy gran mayoría de nuestra sociedad se siente descendiente sólo de Incas o sólo de españoles (aunque la intensidad de esto parece irse perdiendo muy lentamente), marcando la distancia entre unos y otros, manifestando su resentimiento contra una de las razas, sin percatarse de que somos producto del mestizaje, es decir, ni españoles ni incas, sino mezcla de ellos. Hago esta observación, porque esta diferencia de razas, desde la conquista, tuvo no sólo un carácter de vanidad humana, personal sino de posición jurídica en la sociedad. Se sabe que la determinación racial -en tiempos de la conquista y la colonia, e incluso hoy aunque camufladamente- daba derechos u obligaciones, según la condición de indígena u español, aborigen o blanco.

 

2.- JUSTIFICACIÓN JURÍDICA DE LA CONQUISTA

 

Ahora bien, la Conquista no viene como un acto guerrero puro, sino que es ataviada de justificantes jurídicos, es decir no fue una empresa descarada y absolutamente salvaje, sino justificada por la Corona y la Iglesia, por la ley y la religión. Las argucias y trampas legales, religiosas, etc, para justificar la conquista y la consecuente colonización fueron muchas, e inteligentemente argumentadas, como por ejemplo, según cuenta Basadre, el hecho histórico jurídico del Requerimiento que hace Valverde a Atahualpa en Cajamarca. Este hecho, que en la actualidad es representada como una argucia militar y política, tiene un fundamento claramente jurídico. Lo que se había hecho allí era demostrar la legitimidad de la guerra y la conquista. Requisito indispensable para justificar los actos de guerra de los conquistadores ante la Corona, la Iglesia y Europa.

 

Para tener una idea más clara del fenómeno histórico-jurídico producido sigamos a Basadre, quien cuenta que Pizarro había invitado al Inca Atahualpa a visitarlo, ofreciéndole regalos. El Inca Atahualpa, seguro de su poder, y viendo en los castellanos un grupo insulso y pequeño, que él -hijo del Sol, con tremendos ejércitos respaldándole- en cualquier momento podía destruir, acepta, de buena fe. Parte entonces, el hijo del Sol hacia el encuentro, llevado en andas de oro y escoltado por sus guerreros, en un cortejo imperial de 30,000 hombres. De pronto la procesión del Inca se detiene antes de entrar a la Fortaleza de Cajamarca y decide no ingresar más que al otro día. Es un momento crucial en la historia, es un tiempo en que las decisiones son el fundamento de la guerra. La tensión aumenta en los conquistadores, así que Pizarro, -que de paso no sabía leer ni escribir- intuyendo el fracaso de su emboscada de no entrar el Inca a la fortaleza, insiste -porque comprende que sus hombres no aguantarán la tensión de la espera- y envía a decir al Inca que le tiene preparado ya el almuerzo y que no quiere que se deje de atenderlo. El Inca, crédulo y confiado, convencido del afán halagador de los españoles acepta e ingresa a la fortaleza. Es recibido por el dominico Vicente Valverde - y el intérprete Felipillo- que al salirle al paso al cortejo imperial muestra una cruz y una Biblia, objetos que para el Inca no resultan sorprendentes. Pensemos que los dioses de los pre-incas y de los incas causaban por su trascendencia cierta visión mágica inmediata, cierto misterio o conocimiento infinito, cierta inalcanzabilidad o cierta habilidad, por ejemplo, el Sol era considerado su Dios por la grandeza de su luz, de su lejanía, de sus rayos y beneficios; es decir que la mística y grandeza de los dioses debía poder ser observada, admirada en primera instancia. La cruz y la biblia, a los ojos del inca, no significaban nada mágico, nada envuelto en lo místico o lo divino, eran, por así decirlo, objetos inmóviles que no mostraban ninguna facultad divina. ¿qué respeto podría haber mostrado el inca frente a este tipo de objetos? Ninguno.

 

Pero el dominico Valverde, insiste y habla sobre Dios, la Santísima Trinidad, la Bula de Alejandro VI que justifica el poder divino para que los reyes de España dominen a América, habla de la superioridad de su dios, advierte sobre la conveniencia de someterse al dominio y poderío castellano, dice que la biblia -ese objeto inanimado- es “la voz” de Dios. Atahualpa ante tal afirmación acerca su oído para escuchar la palabra del dios de los extraños, y al no escuchar nada arroja la biblia. Y ya está. Es éste hecho el justificante jurídico que necesitaban los españoles para la guerra, la legitimación de la guerra y la conquista, comenta Basadre.

 

Lo narrado demuestra varios conceptos y valores preexistentes con los que se manejaban los conquistadores, elementos jurídicos y elementos religiosos, uno respaldando al otro y a veces confundidos. Ley y religión como fundamentos del actuar humano; como justificante, como signo y significado; por ejemplo la Bula[10] otorgada por Alejandro VI para justificar la naturaleza divina de los Reyes de poder conquistar nuevas tierras. La Bula era un documento pontificio en que se concedían privilegios a los que iban a la guerra contra infieles, y también concesiones y dominios. Esto demuestra esa indispensabilidad de contar con la aprobación divina y la fuerza que tenía la iglesia ante los hechos más diversos, pero especialmente los que atañían a la guerra. Las bulas, además, fueron considerados como títulos jurídicos para sostener la conquista y la colonización de América. “Las Bulas vinieron a ser el supremo título jurídico esgrimido por los tratadistas españoles del siglo XVI y siguientes para justificar la conquista y la colonización de América. Alrededor de ellas surgió la discusión teológico-jurídica sobre si habían concedido a los Reyes de Castilla un dominio político o sólo un poder espiritual, como predicadores del Evangelio. El Estado español se pronunció por la primera interpretación (Ley 14, título 12, libro IV de la Recopilación de Indias).[11]

 

3.- LEGITIMIDAD DE LA GUERRA DE CONQUISTA

 

El acceso al Derecho por medio del reconocimiento en las Bulas emitidas por un Papa es un claro significado de estrecha relación de fuerzas entre norma jurídica y religión. El orden jurídico, la capacidad jurídica se da pasando por el ordenamiento religioso. El principal eje de acción y de reconocimiento jurídico, de legitimidad es Dios y no el hombre; hay una fundamentación divina y no racional. La condición del hombre es supeditada a un mandato divino y no a uno humano. La razón del Papa Alejandro VI es superior por su categoría de intermediario de Dios. Luego dada la ley divina, el resto es sólo interpretación que hacen las Coronas, los reinados, los hombres. En conclusión, la clara disposición de tomar a la religión y a Dios, como fundamentos principales de la legitimidad de los actos humanos -por su naturaleza irracional, extraterrenal- reflejan el pensamiento premoderno de esta etapa.

 

Retomando el punto primario,       Basadre nos dice -hablando del Requerimiento de Valverde- que la primera escena de los hechos representa simbólicamente un hecho jurídico[12]. La forma de los hechos es la parte jurídica, y dado el formalismo acontece la acción. La emboscada que Pizarro le hace a Atahualpa empieza previa formalización de la justificación jurídica a través del dominico Valverde. Esta justificación les daba -a los españoles- el derecho de conquista por la guerra -una vez agotada la forma-, con la anuencia de la religión y de la realeza.

 

Ésta es una forma jurídica, protocolar de los hechos, donde las consecuencias ya eran previsibles y el protocolo significaba sólo una justificación del posterior actuar. Esto rebela que hay cierto orden de conductas, procedimientos, formas jurídicas que traen consigo los conquistadores; estaban imponiendo un nuevo tipo de orden, de derecho, y actuaban de acuerdo a protocolo porque tenían conciencia del futuro, de la historia, de la responsabilidad ante entes de poder superiores (La Corona, la Iglesia). Esta relación entre Corona e Iglesia evidencia el carácter premoderno de los actos humanos. Con el pensamiento moderno la Corona, el Estado se separa de la Iglesia, la religión.

 

4.- LA LUCHA PERDIDA POR EL CARÁCTER PREMODERNO DEL INCANATO

 

Queda aún una pregunta ¿cuál fue el fenómeno que dio las condiciones para la derrota inca? El argumento que más se aproxima a una explicación real viene haciendo referencia al ángulo cultural, mental del hombre, a su condición psíquica de premoderno, es decir: acrítico, pasivo, sin capacidad de decisión, ni facultad volitiva. Parece ser que fue la estructura vertical y absolutista lo que permitió la derrota inca. Por medio de este argumento, se explica la incapacidad de maniobra de los súbditos del Inca. El Inca era para los indígenas, el centro, la fuente de sus acciones, aquella voz y voluntad total del pueblo. En una sociedad donde todo estaba milimétricamente designado, donde las funciones de los hombres ya estaban prediseñadas, los aborigenes, con la captura de su Inca, no supieron qué hacer, no pudieron improvisar, porque no tenían la capacidad para ello, no habían aprendido estos recursos que son propios de una sociedad libre. Fue, según esto, la estructura vertical y el pensamiento irreflexivo, inane, lo que hizo del pueblo Inca un derrotado.[13]

 

El carácter premoderno de los indígenas tiene rasgos sorprendentes, que marcados en sus conciencias anularon toda capacidad de acción y reacción frente a la invasión española. Estos indígenas no habían vivido en un sistema donde funcionara el libre albitrio, y fue este pensamiento y actuar premoderno lo que produjo, en primera y última instancia, la victoria de los conquistadores, modernamente armados con capacidad de acción e individualidad, a diferencia de los indios que se dejaban matar coherentemente con el modo de vida aprendido, “Esos indios que se hacían acuchillar o volar en pedazos en la plaza de Cajamarca, en esa tarde aciaga, carecían de la capacidad de decidir por cuenta propia, al margen o en contra de la autoridad, de tomar iniciativas individuales, de actuar con independencia en función de circunstancias cambiantes, que sí tenían los ciento ochenta españoles que les habían tendido aquella emboscada y ahora los masacraban. Esa era la diferencia que abría entre ambas civilizaciones una desigualdad insalvable, más importante que la numérica y la de las armas.”[14]

 

Otros factores fueron las premodernas supersticiones indígenas, que también coadyudaron en el extermino de la capacidad de resistencia del imperio Inca, según cuenta José Miguel Oviedo, “Se sabe, por ejemplo, que los indígenas peleaban en noches de luna llena, pues creían que la luz de esa divinidad los protegía, aunque los delataba ante sus enemigos”.

 

 

5.- DEBATE: EL CARÁCTER LEGÍTIMO DE LA CONQUISTA

 

Tiempo más tarde de la penetración, con Europa en plena ebullición de la modernidad, España comienza a poner en debate el carácter de la conquista y la colonia, con una fuerza increíblemente transformadora y original. La licitud de la penetración, es discutida por los mismos españoles. El punto de la controversia era si los indígenas tenían o no alma; la conclusión determinaría el trato y relación con ellos. Tener alma o no determinaba la condición del indio como hombre o como bestia. De no tener alma y ser por lo tanto infiel debería ser sometido a los designios de Dios y tratado como Bestia. Las conclusiones de estos debates interpretativos de la ley Papal son de rasgo premoderno, pero el debate, ese ánimo por darle al indígena un carácter humano es un acto expresivamente moderno. Se puede resaltar que no hubo ninguna otra cultura que atacara la propia expansión a través de la conquista como un acto legítimo o no. Esto refiere otros elementos fundamentales de la modernidad: la crítica y autocrítica. Es decir, esa capacidad de una sociedad para, desde dentro, autocriticar sus propias acciones, para debatir la legitimidad de sus actos y acciones, y es más, en un tiempo donde las conquistas estaban consideradas normales.[15]

 

6.- EL DERECHO A LA CONQUISTA

 

España, y través de él occidente, presentan elementos totalmente modernos que ninguna otra sociedad en condiciones similares se había planteado, el examen de conciencia que se hacen, las preguntas relevantes del carácter legítimo o no de la conquista, el inquieto deseo de saber si se está o no actuando correctamente. España no se contentará con hacer meras observaciones, sino que crea formas, patrones de comparaciones para reconocer sus defectos, ausculta su mecanismo de civilización y su derecho a imponer esta a otras culturas. Todas las actitudes que toma respecto a la conquista no serán nada más que “...formas como los europeos se critican a sí mismos, inventando en América un patrón de comparación para reconocer sus propios defectos.”[16]. Esta inquietud moderna de los españoles está mejor descrita y apreciada por Fernando de Trazegnies. [17]

 

Estas interrogantes (sobre la legitimidad o no de la conquista, etc) no se daban tampoco en ningún otro país imperial, por el contrario solía constituir un indicio de progreso, desarrollo, crecimiento político, etc, por ejemplo escribe Arturo Uslar Pietri que “La Conquista, en la historia romana, se vio como un hecho casi natural y hasta beneficioso desde el punto de vista del progreso de la civilización”. A pesar de esto España tuvo, exclusivamente en manos todo un debate sobe su actuar, es decir el elemento moderno por naturaleza: la autocrítica. Esta autocrítica define uno de los caracteres singulares de la conquista española, que era acusada de bárbara e injusta, pero lo sorprendente es que nadie se había escandalizado en otras conquistas y en otros pueblos de las formas violentas de las conquistas, es más, ““...la barbarie de la conquista española es la de toda conquista: el término mismo conlleva las ideas de violencia, imposición y uso de la fuerza. (...) Tales eran los usos normales en una época en la que imperaba el absolutismo y el dercho de conquista era incontestable: no repugnaban la sensibilidad de los hombres de ese tiempo.” explica José Miguel Oviedo.

 

Además, no se puede hacer una determinación tan siniestra respecto a la barbarie de la conquista, y anulando, por contradicción la verdadera naturaleza de los aborígenes conquistados. El mito del buen salvaje del que habla Rousseau, y Montaigne, no se configura perfectamente en los indígenas americanos, puesto que se sabe que “... las propias culturas indígenas eran también bárbaras y feroces, no sólo frente a otras razas o pueblos, sino frente a su propia población, el mismo Ernesto Cardenal, tan identificado con el mundo indígena, hace bien en recordarnos el totalitarismo incaico: El Inca era dios, era Stalin.” refiere José Miguel Oviedo. Además se creía que el sometimiento de los indios a los españoles era algo natural; los derrotados siempre habían pasado a ser propiedad del conquistador, los hombres sobrevivientes era esclavos, las mujeres ‘segundas esposas’ en el mejor de los casos, y el resto simplemente asesinado. No obstante esta última apreciación la conquista no gozó de total adhesión y consentimiento de la sociedad conquistadora. Esto lo revela el hecho de que se levantaran protestas, voces aisladas a veces pero muchas, con marcada influencia política, a comienzos del Siglo XVI, para condenar jurídica y moralmente la conquista. Sin embargo, la relación entre norma jurídica y moral -relación que caracteriza ciertos elementos premodernos-, sigue siendo preponderante, había que justificar la una mediante la otra, respaldar el derecho con la religión; pero en fin, lo importante es que hubo críticas y autocríticas que marcaron la condición moderna de estos actos y que fueron muy posiblemente las primeras migajas para la construcción de un nuevo pensamiento.

 

El caso fue realmente singular, donde España se autocriticaba y creaba, a raíz de esto instituciones que equilibraran el estado de las cosas en la conquista y colonia. Jose´Miguel Oviedo describe como “La conquista española se autocuestionó mientras se realizaba (...)El caso de Bartolomé de las Casas es de sobra conocido, pero no el único: hubo un intenso debate sobre el derecho moral de España a arrebatar tierras ajenas, destruir civilizaciones, esclavizar indios, etc. (...) La conquista no fue hecha sin que, en la propia península, se hiciese escuchar vigorosas voces de protesta y condena. Por cierto, estas voces no alcanzaron a modificar el curso general de las cosas, pero sí a mitigarlo y a crear instituciones (como las Leyes de Indias) que protegían al indio del poder omnímodo de la autoridad colonial, de no haber existido, la devastación habría sido total.”. Y las voces de protesta se extendían y proclamaban como argumentos lícitos para la rectificación de los hechos de la conquista española.[18]

 

Esta apreciación es reafirmada por Trazegnies, que anota la condición moderna de estos actos de crítica y autocrítica, de verse en el espejo para ver sus defectos. De intentar salvar esos errores desde el consejo, etc.[19]

 

Otra egregia voz que se alzó para condenar la conquista y negarle a España el derecho a sojuzgar a otros pueblos fue Francisco de Vitoria, que era teólogo de la Universidad de Salamanca. Este personaje planteo, entre muchos otros, el fundamento de que todos los hombres eran gente, discernimiento que atacaba la concepción tradicional de la esclavitud como derecho y por ende todo el derecho de la conquista y la colonia. La esclavitud ha sido otro elemento que se podía presentar en una sociedad premoderna, más no en una moderna. Lo que realmente había hecho Vitoria es sentar las bases para la universalidad de la condición humana, es decir un elemento del pensamiento moderno. “Lo que Vitoria decía era muy sencillo: “Todos los hombres son gente”, con lo cual se alzaba modesta y heroicamente contra una vieja tradición que había reconocido la esclavitud como un derecho, lo que significaba, igualmente, poner en tela de juicio el derecho mismo a la conquista y plantar las bases de la muy moderna noción de la comunidad internacional. (...) Este hecho constituye, sin duda, parte fundamental de lo que pudiéramos llamar el legado moral y jurídico del mundo hispánico (...) No se puede evocar, sin profunda emoción, la presencia del Padre Vitoria en su desnuda Cátedra de Salamanca. Lo que estaba enseñando y, en cierto modo, descubriendo allí no era otra cosa que la universalidad humana, que, desde cualquier punto de vista que se le vea, ha sido la cuestión fundamental del pensamiento moderno.”[20]

 

¿Cómo surgieron todas estas voces de protesta, que eran en sí el inicio de las bases de la modernidad? El proceso de creación pasa primero por el asentamiento de los conquistadores en tierras aborígenes. Estos hombres, aventureros alucinados, animados por el afán de desafíos y la sed de proezas, pero más por el deseo de poder y riquezas, improvisan un orden de convivencia. Han venido por iniciativa privada, y por tanto tienen apenas los elementos necesarios para constituir una sociedad civilizada, al estilo occidental. España había venido a descubrir el mundo, pero también y principalmente a engendrarlo[21]. Pero los conquistadores habían venido con sus pocos recursos económicos. Habían invertido estos en la gran empresa que los llevaría a la gloria, el poder y la riqueza; sólo que una vez instalados y usurpados las riquezas a piel de tierra, a la vista, no veían forma cómo perpetuar su poder y riqueza. Sólo había algo a flor de piel: la tierra y los indios. Estos eran mirados como instrumentos de riqueza, así que se los repartieron, "Siendo la conquista una empresa privada y no habiendo cómo retribuir a los conquistadores sus servicios, la paga no fue otra sino el reparto de las tierras conquistadas más todo el oro y plata que poseían los indígenas, deduciendo de su valor los quintos reales que 1pertenecían al soberano". Fue así como los Conquistadores -al igual que los Incas, pero de forma diferente- usaron a los indios como máquinas de producción, "a cada extensión de tierras que se concedían al conquistador le correspondía un número mayor o menor de indios, según las regiones, los cuales estaban obligados a servirle y a trabajar en su provecho."[22]

 

7.- BARTOLOMÉ DE LAS CASAS

 

Fue frente a todo esto, al uso exagerado y abusivo de los indígenas que surge Bartolomé de las Casas, como uno de los más grandes críticos de la conquista y del trato que le dan a los indígenas, fue con él que nace la “Leyenda Negra” que remueve las concepciones del Derecho castellano, la conquista y colonia en América, y logra que la Corona se pregunte si es "justo" tratar a los indígenas como esclavos. “Las Casas fue el más vigoroso, pero no el único, de esos inconformes que, sublevados por los abusos de que eran víctimas los indios, combatieron contra sus propios compatriotas y la política de su propio país en nombre de un principio moral, para ellos más alto que los de la nación o el Estado. Esto no hubiera sido posible entre los Incas ni en ninguna de las otras grandes culturas prehispánicas. En ellas, como en otras grandes civilizaciones de la historia ajenas a Occidente, los individuos particulares no podían cuestionar moralmente al organismo social del que formaban parte porque sólo existían como células integrantes de ese organismo y porque en ellas la moral no era disociable de la razón de Estado.”[23]

 

Por otro lado, la Corona no podía dejar que su esparcida imagen de protector y buen señor se diluyera con la práctica de la salvaje realidad, del trato de los indios en sus colonias americanas; y convencido por las presiones que desató Bartolomé de las Casas, da las "Leyes Nuevas" aprobadas por Carlos V, en Barcelona, el 20 de noviembre de 1542. Por las cuales las encomiendas y repartimientos, se suspenden, la protección del indio dictada en normas expresas, que prohibían tener a los indios como esclavos y/o abusar de ellos, es decir que "se prohibió que virreyes, gobernadores, oficiales reales, prelados, monasterios pudiesen tener indios de repartimiento.". Y fue Blasco Nuñez Vela el Virrey nombrado para hacer efectivo estas Nuevas Leyes, quién lo hizo con un rigor que incomodaba a los conquistadores y colonizadores, que veían así mermar sus riquezas presentes y las posteriores, puesto que surgía una gran pregunta problema: si los indios no trabajaban para ellos ¿quién lo iba a hacer?, o sea ¿quién iba a producir sus tierras? Ellos no estaban adiestrados para ello, y no habían venido para esos oficios, sino para la conquista y la guerra, etc.[24] 

 

Recordemos que cuando llegaron y se instalaron los conquistadores, habían tomado como siervos sin paga, como esclavos, a los indígenas; habíanse apoderado de sus tierras y dirigido todo el movimiento social y laboral a la extracción del oro, usando al indio como una herramienta a control remoto, para obtener riquezas sin mayor esfuerzo. Esto sucedía en la época del Renacimiento Europeo en donde la visión de la esclavitud y del servilismo sin gratificación era visto como un abuso; es ésta influencia por la que surgen ciertos movimientos políticos que presionan a la Corona para eliminar el modo de vida -explotación y abuso- de los indígenas. Frente a esto, se argumenta el derecho sobre las nuevas tierras y los indígenas por las Bulas de Alejandro VI -que concedía a los Reyes de España el dominio sobre América- Estas Bulas eran la justificación jurídica, religiosa y moral. Es decir mientras en Europa estaba en ebullición el pensamiento moderno, en las nuevas tierras se ponía en funcionamiento todo un sistema feudal esclavista que revestía todos los elementos de la premodernidad.

 

La conquista empezó a ser cuestionada y los conquistadores para justificarla, o amparar su legitimidad de poderío y dominio esgrimieron las Bulas de Alejandro VI, como dijimos. El punto a discutir -en un acto de lo más premoderno- cómo interpretar lo que quería significar la extensión de las Bulas, es decir se trataba de averiguar si ¿había en la conquista, y en las Bulas una cesión del Papa? y si era así, ¿ésta cesión era de dominio político o espiritual? Aun así, si las Bulas fueran planteadas como concesiones para la conquista, no justificaban los agravios, maltratos y la situación de esclavo a que habían sido reducidos los indígenas. Entonces se blandieron los argumentos de que la Conquista había sido una empresa privada y no una empresa del Estado, de la Corona, lo que justificaba el título y régimen inicial de la conquista y el trabajo y subordinación de los indígenas, como justo fenómeno de guerra.

 

Esta controversial condición de conquistador y del derecho de conquista es explicada por Jorge Basadre en lo que el llama las dos etapas de la conquista. Para él, en la primera etapa[25] los conquistadores autorizados por el Rey ‑que a su vez había obtenido la venia del Papa sobre el dominio de los indios‑, iniciaron la conquista por iniciativa privada, por lo cual el Estado Español ‑mejor dicho la Corona de Castilla‑ sólo les concedía la licencia para conquistar y poblar, les da mercedes, honores, bienes materiales y a cambio les impuso gastos, contribuciones y la condición de que todo lo que descubrieran sería sometido al gobierno y dominio de la Corona Española; además, un porcentaje (un quinto) de todas las riquezas obtenidas serían para la Corona. Establecido todo esto, al principio, la Corona dio amplias concesiones a los conquistadores que usaron estas para implantar un régimen señorial feudal y municipal (que, según la historia, en Europa estaban siendo abolidas y dejadas de lado). Los conquistadores “resultaron (...)implantando un régimen señorial y a la vez, municipal. Feudalismo y municipalismo, que son fuerzas divergentes en Europa, aparecieron, por lo tanto, entrelazadas en América.”[26]. Aquí otra observación, la contradición que supone feudalismo y municipalismo, facultad y actitud premoderna, con atributos de la modernidad

 

Sin embargo en la Conquista y luego la Colonia se dieron capitulaciones y leyes del Rey y del Consejo de Indias; reglas, normas para la navegación, la conducta de los conquistadores, para la formas de toma de posesión de las tierras halladas, la descripción de dichas tierras, el trato de los aborígenes y la cuestión del mando. Los conquistadores iban en plan de guerra, pues posesión significaba en ese tiempo usurpación. Todo esto tenía que ser justificado y todo seguía un orden. Además se dieron siguientes leyes: la "Provisión sobre descubrimientos", dada por Carlos V, en 1526; Las "Leyes Nuevas", por Carlos V, en 1526, propugnadas por Bartolomé de las Casas, y derogadas más tarde; Las "Ordenanzas de Nuevos Descubrimientos, por Felipe II, en 1573; La "Recopilación de Indias", en 1680; los requerimientos, etc.

 

Terminadas las guerras de la penetración española, destruídos los Estados indígenas, España trae a América instituciones superadas, como los señoríos y municipalidad -como antelamos- puesto que ha sido comprobada la existencia de América la Corona comenzó a enviar a sus propios funcionarios, reduciendo las concesiones de los conquistadores y absorbiendo control y poder.

 

De todo lo narrado, se deduce que el orden y el derecho vigente en la conquista, al principio, era la de los conquistadores; luego la de los enviados de la corona. El poder varía, es dinámico, se mueve pero no desaparece, se transforma pero supervive. Es un río que fluye pero no desaparece.

 

Algunos defienden la primera teoría según la cual los conquistadores tenían el derecho de ser reyes y amos del nuevo mundo, es decir con derecho sobre los indígenas, como escribe, por ejemplo Ricardo Cappa.[27]

 

La opinión de Ricardo Capp, que no necesariamente revela con exactitud la realidad, muestra cómo se creía en la necesidad del sometimiento de los indígenas a la acción "civilizadora" de los españoles. Opinión valedera desde el punto de vista occidental, que servían -de alguna manera- para justificar como jurídicos (legales) los actos de los conquistadores. Pero pensamiento también premoderno por su irracionalidad.

 

Por el otro lado, los conquistadores, que al principio habían hecho "lo que querían" con las tierras e indígenas, estaban sometidos a la Corona española, y por lo tanto tenían el deber de obedecer al Rey de España. Las américas deberían ser dirigidas, gobernadas por el Rey y la Corona, que según las normas de la Conquista, tenían absoluto poder sobre las nuevas tierras y podían implantar el gobierno político a seguirse. "El Rey tenía la facultad de legislar, llamar a la guerra, administrar justicia, acuñar moneda y dirigir la economía del Estado. Los conquistadores del siglo XVI ponían a los pies de su Rey las tierras conquistadas. Era el Rey quien designaba a los gobernadores de éstos sus nuevos dominios."[28]

 

8.- EL MESTIZO: EL NACIMIENTO DEL PRIMER PERUANO: GRACILAZO DE LA VEGA

 

El orden jurídico era, entonces, amoldado a los intereses de los conquistadores, primero, y luego a los del Rey y sus súbditos. En todo este enjambre de luchas por obtener el derecho al poder, surge un nuevo ser: el mestizo, que constituye el origen de los peruanos; uno de ellos fue el Inca Garcilaso de la Vega.[29]

 

El mestizo simboliza no sólo el nacimiento de la nueva raza, la peruana, sino la necesidad de un lugar en el espacio político y jurídico. Ser mestizo significaba la lucha por un reconocimiento legal, espacial, en la sociedad y consecuente adquisición de derechos. Pero la trascendencia supera esta jerarquía económica y política, porque el mestizaje significó el nacimiento de una nueva cultura, la gestación de una nueva ¿estirpe? la nuestra, la americana, distinta de las culturas que la engendraron, pero fruto de ellas, bases para el pluriculturalismo de nuestro país. Lo que realmente pasó es que “...la sociedad resultante de la conquista [escribe José Miguel Oviedo] fue una fusión de ambas culturas, no una exclusión de la raza dominada: una sociedad mestiza, distinta de los pueblos que la originaron aunque sus rasgos básicos delaten esas raíces. No creo que ésa haya sido la voluntad original de los primeros conquistadores, pero la realidad misma del proceso impuso ciertos patrones sociales que crearon hábitos y que fueron razonablemente aceptados. América es un mundo multirracial y multicultural (gracias al posterior aporte africano y asiático), cuyas bases fundamentales fueron echadas en el contacto estrecho que se estableció entre conquistador y conquistado en el trabajo y en el ámbito doméstico, en la ciudad y en el campo.”

 

Cabe anotar que fue la confluencia de ambas culturas lo que produjo la nueva cultura, esto es lo que permitió que américa entrara en la modernidad. “No fue únicamente Europa quien dio su cultura a América sino que, a su vez, América aportó a Europa principalmente el impulso que la llevaría a entrar de lleno en la modernidad.”[30]

 

9.- EL PERÚ: UN INVENTO

 

Con la conquista y la colonia todo fue trastocado, el mundo social, jurídico, político, religioso, etc fue transformado. España venía con conceptos modernos, pero también premodernos. Por ejemplo el espíritu de progreso que es un elemento de la modernidad no había en el incario; la exaltación del individuo, el sentido de libertad, etc, todo esto era un fenómeno de la modernidad. Hasta se da un cambio ecológico (los hombres ya no adorarían a la naturaleza), la religión es otra monopólica, y hasta autárquica, etc. “ España trajo a este lado del mundo los valores de la civilización occidental. El Dios cristiano, una lengua altamente refinada, el espíritu de progreso, el sentido de libertad, la exaltación del individuo, la capacidad científica y tecnológica de relacionarse con la naturaleza;...”[31]. Pero no todo fue destruido, no pudo destruirse, la supervivencia de las comunidades indígenas, que ahora se denominan comunidades campesinas es una prueba de ello. Lo que más bien se hace es inventar un nuevo país, un país mestizo, y es allí precisamente donde nace el Perú. El Perú fue inventado en confluencia con las dos culturas encontradas, fue una invención en común, antes de eso no existía como tal.[32]

 

Cabe resaltar la naturaleza histórica y política de los descubridores, conquistadores y colonizadores. La España de los conquistadores era la potencia más grande y poderosa, militar y jurídicamente. Los conquistadores no llegaron sólo premunidos de armas y caballos, estaban amparados por la más grande potencia de sus tiempos, "La España

 

 
Editar contenido
 
 
 

 

Editar contenido
 
 
 


Editar contenido
 
 
 

 

 

 

Parte de nuestra OFICINA AZ

 

NUEVO

FORMULARIO VIRTUAL PARA JUECES DE PAZ

Ingresa a la siguiente dirección:

 

https://spreadsheets.google.com/spreadsheet/viewform?formkey=dDdscEwzTFp5NVZhcFNoOU5LTjVXQWc6MQ

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

NUEVAS PAGINAS WEB: 

1.- AZ EMPRESAS .- Cuya dirección es: http://azempresas.webnode.com

 

NUESTRA PAGINAS EMPRESARIALES:

"Az Empresas", tiene dentro de sus objetivos crear diversas empresas, que tengan como eje central también un producto diferente. He aquí que les presentamos los proyectos que se vienen ejecutando:

 

I.- ALEX ZAMBRANO TORRES.- Es una empresa personal, y matriz; puesto que desde allí se muestra la diversidad temática, tanto como profesional, así como artística; recogiendo también datos personales del creador de estas empresas (es decir, quien suscribe).

 

 La Dirección electrónica es: http://alexzambrano.webnode.es

 
 
II.- ESCUELA LIBRE DE DERECHO.- Es un proyecto de empresa para enseñar Derecho a cuanta persona desee aprender temas jurídicos, como Derecho Laboral, Tributarios, Civil, Penal. Lo importante de este sistema es que permitirá que las personas se capaciten en temas jurídicos sin necesidad de estudiar en la universidad la profesión de Abogacía.

 

 

La Dirección electrónica es: http://escuelalibredederecho.webnode.es

 

III.- JUEGOS PROFESIONALES.- Este proyecto empresarial tiene como objetivo a través de Juegos enseñar las diversas profesiones; en este caso, enseñar derecho. Se han realizado ya varios proyectos, como Juegos jurídicos denominados: Jugando con la ley. Los diseños de juegos son: ludo, memorex, rompecabezas, casinos, play station, para internet, animes, video tutoriales, etc. y tenemos juegos sobre diversas materias jurídicas como: derecho penal: delitos contra el patrimonio, delitos contra la libertad, delitos contra el honor, delitos contra el honor, delitos contra vida, etc.

 

La Dirección electrónica es: http://jugandoconlaley.webnode.es

 

IV.- MANUALES GRAFICOS: DELITOS Y PENAS.- El proyecto consiste en diversos manuales con dibujos, comix, caricaturas, que representen a los delitos; logrando enseñar mediante estos dibujos los tipos de delitos y las sanciones penales. La cualidad de este tipo de manuales es que usted puee aprender derecho sin necesidad de leer código; sino sólo mirando manuales de comix, o caricaturas. 

 La Dirección electrónica es: http://manualesaz.webnode.es

 

V.- ANIMES JURÍDICOS.- Es un poryecto que permite mediante video animes, aprender derecho, puesto que los delitos están representados por animes. Muy ilustrativo. El mismos estilo se utilizará para las otras profesiones.

 

La direción electrónica es: http://animacionesaz.webnode.es

 

VI.- ESCUELA DE LIBRE EMPRESA.- Es un proyecto que permite aprender sobre empresa mediante un sistema de herramientas de trabajo que le proporcionaremos, desde la capacitación con profesores, presenciales, hasta la capacitación via internet, con tutoriales virtuales, entre otras herramientas:

 

La direccion electrónica es: http://libreempresa.webnode.es

 

VII.- CONSTRUCTORIA Az.- Es un proyecto empresarial que posibilitará conocer sobre como es la estructura de una Constructora, hasta el servicio del mismo.

La dirección electrónica es: http://constructora.webnode.es

 

VIII.- FIGURETTIS.- Es un proyecto en el cual se pondrá todas las noticias, fotos y videos más resaltantes del mundo y la ciudad.

La dirección electrónica es: http://figurettis.webnode.es

 

IX.- FINANCIERA Az.- Este es el proyecto más ambicioso que tenemos; pues consiste en el diseño de todo un sistema de financiamiento, a través de estrategias que logren el movimiento o circulación del dinero, y la multiplicación de este a través del mismo flujo de capitales captados. Aquí se desarrollarán como está constituida una financiera, y todas sus operaciones.

La dirección electrónica es: http://financiate.webnode.es

 

X.- ESCUELA DE MODELAJE.- Este proyecto es simple: crear una Escuela de modelaje, anfitrionaje y etiqueta política, empresarial y social, en la cual no sólo se enseñará a modelar, sino se construirá un sistema de prestación de servicios de modelaje y anfitrionaje.

 

La dirección electrónica es: http://modelaje.webnode.es

 

XI.- RESTAURANT INTERNACIONAL.- Este proyecto consiste en el diseño y servicio de un Restaurant de comida peruana, china, italiana, mexicana, etc.

La dirección electrónica es: http://comiendorico.webnode.es

 

XII.- UNIVERSIDAD DIGITAL.- Este proyecto consiste en crar un sistema de aprendizaje de una profesión via internet. Las lecturas, videos, y otras herramientas que se utilizarán serán de los más prestigiosos profesionales.

La dirección electrónica es: http://universidaddigita.webnode.es

 

XIII.- VIDEO DIRECTORIO.- Este proeycto consiste en brindar todo un servicio de video directorio sobre las empresas, instituciones, restaurantes, discotecas, lugares públicos, monumentos, etc. de la ciudad y del Perú.

La dirección electrónica es: http://videodirectorio.webnode.es

 

XIV.- ABOGADOS AZ.- Este es uno de los proyectos más ambiciosos que tenemos y consiste en brindar un servicio profesional en derecho de calidad internacional.

La dirección es: http://abogadosaz.webnode.es

 

Preguntas frecuentes

Preguntas frecuentes está vacío.

 

FIGURETTIS

MODELANDO EL DERECHO

modelandoelderecho.webnode.es

 


Contadores

Contadores de visitas gratis para webCursosContadores de visitas gratis para web